OBRAS / Ofelia la Gómez.

Ofelia la Gómez. 2

Es en esta construcción como ficción, en la que aparece “la potencia de un pensamiento que se ha convertido en algo extraño respecto de sí mismo” (Ranciere). Es la poética del propio escenario, del espacio situado fuera de su propia cotidianidad. Es la existencia misma que no logra acordar su propia condición.

El lugar quiere revelar el encuentro de la apariencia con lo más íntimo, de lo más sublime con lo más abyecto y el sentido de representación pierde estabilidad entre la suspensión y la espera, entre lo presente y la nada. En ese “montaje simbólico”, las artistas ponen en tensión diversos elementos: pinturas, dibujos, fotos, videos, objetos y espacio; y la idea, se da como una cercanía, como encuentro directo, y a veces, como simulacro y exhibición.

Y el arte tiene lugar en el acontecer, en la mirada emocional y reflexiva, siempre y cuando, se percate del juego: de lo poético, de lo patético, o de su especulación sarcástica. “Ofelia la Gómez”, y la posibilidad de una presencia, aunque solo sea a través de un reflejo o de una huella. La existencia amarga y desconcertante, mediocre y gloriosa se revela siempre como condición de lo lejano, un destello. La experiencia de lo que nos perturba y una conciencia  que no logra sujetar.

Curador: Dante Montich.